Girl Power

¿Por qué se emprende en México y por qué no?

Sé tu propia jefa

GirlPower nos hemos preguntado qué es lo que nos lleva a querer ser emprendedoras en nuestro país, y en contra, qué es lo que, en muchos casos, acaba por desanimar a las mexicanas. La sexta edición del Reporte Global de Emprendedores Amway (AGER) en la que participaron 44 países, y de la que se puede encontrar toda la información en este enlace, deja una respuesta a cada una de las preguntas.

  • ¿Por qué se emprende en México? Principalmente, porque nos seduce la idea de no tener jefes. Así, sólo nos rendimos cuentas a nosotros mismos y, en teoría, maximizamos en nosotros tanto el trabajo como los beneficios
  • ¿Por qué no se emprende en México? Principalmente, y siempre según el estudio, por miedo al fracaso y vértigo a la inseguridad que provoca dar un paso así de importante.

¿Por qué se emprende en México y por qué no?

México cuenta con cifras representativas dentro del AGER 2015, ya que califica como un país altamente interesado por el emprendimiento, con el 90% de actitud positiva por parte de sus encuestados hacia el autoempleo, comparativa marcada por un incremento del 13% en comparación con los resultados del AGER 2013. De acuerdo con el Índice de Espíritu Emprendedor Amway (AESI), los mexicanos destacan con un 85% por su alto deseo de convertirse en empresarios, del cual el 76% se siente preparado para poner en marcha un negocio propio y el 60% podría manejar apropiadamente la presión social que una actitud emprendedora pudiera generar. En México, el aspecto más atractivo que motiva a una persona a emprender un proyecto es lograr la independencia del empleador, mientras que en 2014 el aspecto más atractivo era la autorrealización, misma que disminuye con el aumento de edad. La percepción de los mexicanos frente al tema, revela que el 80% de los emprendedores quieren disfrutar de la vida y aprender cosas nuevas, el 74% desea ayudar a la gente, mientras que el 69% quiere destacarse e impresionar a los demás. Para los mexicanos, el miedo al fracaso definido por altas cargas financieras que lo lleven a la quiebra, la constante amenaza de una crisis económica, el desempleo, consecuencias o pleitos legales y decepción personal, se refleja como el mayor obstáculo ante la creación de una empresa con un 87%, en comparación con el año 2013 cuando la esperanza era mayor.]]>