Girl Power

Sal de tu zona de confort

Sal de tu zona de confort

zona de confort de las personas es una espiral de la que a veces nos cuesta mucho trabajo salir. Sin embargo, romper los límites que nos autoimponemos a veces es algo necesario, primero para romper con las rutinas que nos atan, y después, para conocer dónde están realmente nuestros verdaderos límites. En GirlPower hemos leído con mucha atención un artículo de Milyner Montaño en Plan Emprendedor, y hemos querido compartir con las mujeres GirlPower algunos de sus párrafos. ¿Los compartís? Seguro que sí, así que hay que ponerse manos a la obra y salir de nuestras respectivas zonas de confort.

Sal de tu zona de confort

La zona de confort es aquel espacio donde nos sentimos seguros y confiados. No hay miedos, temores, dudas, incertidumbre; todo lo conocemos, es nuestro dominio y en él nos sentimos del amo del Universo…uno que sólo nosotros conocemos. Aunque esta zona de confort pueda parecer súper agradable, debemos tener en cuenta que en ella no estamos desarrollando nuestras habilidades de la mejor manera posible. Me atrevería a decir que la mayoría de las veces pensamos que no somos buenos para nada, cuando es todo lo contrario. Dentro de ella estamos en “piloto automático” y nadie puede negar que es un lugar donde no ocurren muchas cosas emocionantes, ni es lo suficientemente estimulante. Si no sale de ella con la prontitud requerida, estamos propensos a caer en el sentimiento de vacío e inconformidad absoluta.

Y después, ¿Qué?

  • Desafíate y rinde al máximo: traza metas que quieras cumplir y rétate a cumplirlas en un tiempo determinado (que sea razonable). En cada acción que hagas asegúrate de dar lo mejor de ti cada vez que des un paso más hacia el éxito. Rendir al máximo te permitirá vislumbrar a dónde puedes llegar y, con cada logro alcanzado, querrás ir por más.
  • Reconoce tus límites: una vez que empieces a romper aquellas cosas que te aten a tu burbuja de comodidad, empezarán a surgir las barreras internas y externas que te llevarán a mirar atrás y querer volver. Dales la importancia que necesiten y luego piensa en cómo vencerlas.
  • Busca compañía para el proceso: aunque es una decisión personal arriesgarnos a hacer cosas diferentes, puede que haya otra persona en el mismo proceso que tú y todo puede fluir más fácilmente.
  • No te pongas excusas: cuando te fijas metas que te resulten incómodas por ser ajenas tu zona de confort, subconscientemente estarás buscando cualquier escape a las responsabilidades. Debes hallar la manera de erradicarlas de tu mente para que no atrasen tu proceso de crecimiento.
]]>