Real Housewives en un mundo feminista

Vivimos en la #EraFeminista. La mujer trabajadora que logra lo imposible es la superheroína del siglo XXI. Ahora las niñas pueden aspirar a llegar a la luna, literalmente. Todas podemos ser lo que queramos. Pero, ¿eso incluye ser ama de casa?

Muchos creen que ser una housewife en 2019 es antónimo de una mujer luchona. Nos recuerda a algo de los 50’s, con “La guía de la buena esposa” y los comerciales de TV que vendían refresco y opresión femenina en 30 segundos. En un punto en la historia, nos revelamos contra esa idea. Rompimos el arquetipo y nos volvimos mujeres que logramos lo imposible. Nos metimos en el “mundo de los hombres” a hacer el mismo trabajo que ellos, simplemente porque si podíamos. En los siguientes 50 años, creamos un solo emblema: No soy la mujer que el hombre espera que sea. Ahora nuestro potencial es infinito, podemos ir a la universidad o trabajar en la NASA si así lo queremos. Hemos aprendido a no disculparnos por hacer lo que queramos.

Habiendo dicho eso, la gente se pregunta: ¿como por qué alguien sería ama de casa? La respuesta es muy simple: porque ella quiere. Por años hemos bulleado a las amas de casa, dejándolas fuera de la definición de feminismo. Les hemos inferido a las niñas que ser feminista en 2019 es ser enemiga de la plancha. Como si elegir la labor del hogar fuera aceptar la opresión femenina. Que nuestro lugar si es en la cocina.

Pero la realidad es que el feminismo es la libertad de elegir. No significa que todas las mujeres vayamos a la universidad y consigamos el puesto corporativo de nuestros sueños. Significa que si alguien quiere consagrar su vida a su casa y su familia, tiene todo el derecho de hacerlo.  Una housewife puede ser feminista. No son términos que se cancelan mutuamente. No es necesario que una madre trabaje para transmitir a sus hijos la importancia del feminismo.  Pensémoslo de esta forma, si hay madres feministas en casa enseñándoles a los pequeños el verdadero significado de la libertad de elección, ellos crecerán para ser hombres y mujeres que aprecien el camino que hemos recorrido y se convertirán en personas que contribuirán al cambio. Cada mujer puede elegir el camino que quiere seguir en su vida. El feminismo sólo nos deja todas las opciones abiertas.

Así que ya lo sabes – puedes #QuererloTodo y definir tu propia versión del éxito!

 

Texto por: Fernanda Gómez de Mittuu

Editado por: Ana McCosh

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *