Girl Power

Los diferentes tipos de jefes y por qué los tienes que saber reconocer

 jefe? Si alguna vez te ha tocado trabajar con un supervisor no tan amigable, ya sabes para donde va este artículo. Un jefe tiene “el poder” de hacer que toda el área de trabajo sea insoportable. Y puede convertir el trabajo de tus sueños en una pesadilla. Te vamos a dejar una lista de diferentes tipos de jefes y tips de como lograr que no te afecten tanto.

El que micro gestiona

¿Sabes que significa micro gestión? Es el hábito de algunos jefes de interferir innecesariamente en las actividades de sus trabajadores. Es imposible tratar de hacer algo que venga de ti. Cada trabajo que entregas te lo regresa con mil cambios, porque para él, ningún trabajo está bien hecho mas que el de él. La falta de confianza de este tipo de jefes a sus trabajadores, lo único que hace es que toda la oficina se sienta decaída.
¿Cómo llevar la fiesta en paz?
En casi todos los casos la micro gestión tiene buenas intenciones. Quieren que todo este impecable y perfecto. Entonces si este es el caso, lo que tienes que hacer es demostrarle a tu jefe que puedes mucho más de lo que el te da crédito.

El que te da los peores Feedbacks

Puede haber de dos en esta. O no te da ninguno, que hace parecer siempre que algo le falta a tu trabajo, o te da los peores comentarios, esos que casi te hacen llorar. Estamos para recibir critica constructiva y para usarla a nuestro favor, para constantemente crecer en nuestro ambiente laboral. Pero tu jefe no está haciendo esto nada sencillo.
¿Cómo manejarlo?
Es importante entender que tu relación con tu jefe tiene dos líneas. La de él y la tuya. Esto significa que puedes hablar con él sobre las maneras en las que su comunicación puede mejorar y con esto, crear un mucho mejor espacio de trabajo y mejores resultados.

Los Workaholics

No importa si son vacaciones, Navidad o la mitad de la noche. Tu jefe te manda mails a cualquier hora y cualquier día, y cuando algo urgente sale, espera que estés ahí en ese momento para solucionarlo. Y es claro, sabes que lo harás. Todo lo que sea necesario para tener una carrera impresionante. Pero también mereces un balance entre tu vida laboral y tu vida personal.
¿Cómo hablar con el?
Antes que nada. Tu jefe puede (y tiene todo el derecho si eso es lo que quiere) a ser workaholic, pero no por eso, tú lo serás también. Puedes empezar poco a poco a poner un límite. Empieza no contestando al segundo y contestando que lo resolverás cuando vuelvas a la oficina. Algo súper importante es siempre dejar todo tu trabajo del diario perfecto, sobre todo si saldrás de vacaciones.   Sea cual sea tu caso, no permitas que tu trabajo de ensueño se vuelva una razón por la que no te quieras levantar en las mañanas. Ya estás ahí. Ahora trata de sacarle el mayor provecho.]]>