Girl Power

Las redes sociales pueden estar inhibiendo tus interacciones

Millenials se nos critica por estar demasiado dispersos. Todas las herramientas de conectividad que tenemos a la mano inhiben nuestra capacidad para prestar atención a nuestras interacciones. Estamos en una cena con amigos, pero realmente no estamos ahí. Al poner nuestro celular en la mesa y checar si nos llega un text cada cinco minutos, nuestro cerebro está en otro lugar. Desgraciadamente, somos adictos a las redes sociales. La buena noticia, es que como para todas las adicciones, ¡hay soluciones para cambiar malos hábitos! Mi recomendación es aprender a activamente desconectarte de tus redes sociales cuando sea necesario. Especialmente cuando estás empezando un trabajo o una nueva relación, estar atento es de suma importancia. Aprende a formar relaciones más significativas con quien tienes enfrente al desconectarte de tus miles de redes virtuales. Tanto en las relaciones laborales como personales, los primeros meses hay un cierto margen de error que se tolera por estar atravesando una curva de aprendizaje. Esta oportunidad no debe tomarse en vano y debemos poner mucha atención a lo que se nos está enseñando. Mi ex jefa solía decir que al empezar un trabajo uno debe ser como una esponja, que todo lo absorbe y retiene. Si nuestro cerebro está ocupado pensando en lo que está pasando en nuestras redes, esa esponja no podrá absorber mucho. Por esta razón, es importante poner atención a los detalles desde las primeras interacciones. Al ir conociendo a alguien, podemos ir acumulando datos acerca de esa persona: cuál es su comida favorita, qué alergias tiene, a qué equipo de fútbol le va, dónde nacieron sus papás. Todos estos datos que vamos adquiriendo ayudan a formar nuestra definición de esa persona y a conocerlo mejor cada vez. Prestemos atención a esas pequeñas cosas que son parte de quien es la persona que tenemos enfrente.

Acostumbrémonos a presionar el botón de “No Molestar” antes de sentarnos a la mesa.

Tanto cuando estemos en un date o a punto de empezar una reunión. O mejor aún, apaga o deja tu celular en otro lugar si no lo necesitas. Los pequeños detalles son una parte importante de cualquier interacción. Al estar desconcentrados, podemos llegar a perder algunos de estos. Por más que juremos que somos excelentes multitaskers, recordemos que el cerebro humano no está diseñado para poner atención a dos conversaciones al mismo tiempo. Hace mucho me percaté de un gran error que cometía cada vez que entraba a una reunión o seminario. Lo primero que hacía era buscar en la sala a alguien conocido. De no encontrarlo, me sentaba en donde hubiera lugar disponible, y lo primero que hacía era ver mi correo. ¿Por qué? Porque me parecía más cómodo encerrarme en mi celular en lugar de interactuar con gente nueva. Sin embargo, me di cuenta de que estaba desperdiciando invaluables oportunidades de conocer a personas y ampliar mi network. Ahora, cada que voy a alguna plática, me siento junto a alguien que no conozco y me presento. Gracias a este hábito, he llegado a conocer a personas muy interesantes. Inténtalo a la siguiente que hayas llegado diez minutos temprano a una reunión y estés esperando que inicie. En lugar de recurrir a tu Facebook, platica con quien tengas cerca. Te prometo que la foto de lo que comió tu tía Tencha puede esperar.

Date la oportunidad de prestar atención a tu alrededor e interactuar cara a cara.

¡No tienes nada que perder, al cabo son nada más diez minutos! Tengo otra recomendación para cuando estés en situaciones donde prestar atención es de suma importancia. Puede parecer drástica, pero a mí me ha funcionado. Cuando empecé mi MBA y necesitaba tiempo extra para mis clases, borré mis aplicaciones de redes sociales de mi celular. El no tener mi newsfeed tan a la mano me ayudó a evitar recurrir al mismo. De esta forma, sólo accedía a mis redes sociales cuando realmente hubiera decidido dedicarles tiempo. La habilidad de interactuar cara a cara y evitar escondernos tras una pantalla se desarrolla con la práctica. Es difícil combatir esta adicción, pero no imposible.]]>