Estereotipos de género en las princesas de Disney

Todas conocemos la típica historia de princesas de Disney: La princesa que es miserable y triste hasta que un príncipe la rescata y la libera de todos sus problemas para empezar una nueva vida en donde ya puede sentirse plena y feliz. Todo esto envuelto en estereotipos de género. 

El problema con este tipo de historias, es que van dirigidas al sector que más información absorbe y que más ejemplos a seguir necesita, a l@s niñ@s. Por eso muchas de nosotras crecemos con una idea errónea del amor y del rol de la mujer en la sociedad. 

La mayoría de las historias así, las hemos visto en Disney. Tienen este patrón de princesas infelices que son rescatadas por hombres. La figura femenina de Disney desde 1938 hasta hoy sí ha evolucionado, pero durante los años 50 y 90 el patrón era el mismo

Dentro de las primeras películas de Disney, hay algunas excepciones como Pocahontas y Mulán. Mulán decide salirse del mundo doméstico y conventirse en soldado, pero al final acaba con el príncipe de la película. Y Pocahontas “encuentra” esta libertad en un príncipe, pero al final decide quedarse con su tribu. 

Pasando los años 2000 es cuando Disney se da cuenta de estas historias que fomentan los estereotipos de género y dan los mensajes incorrectos para l@s niñ@s. Aquí es cuando se empiezan a crea princesas como Mérida, Anna y Elsa. Princesas independientes, protagonistas, con metas y sin la necesidad de tener un príncipe para ser felices. 

Este nuevo modelo de princesas fue muy bien recibido por el público y esperemos que Disney siga trabajando en romper con los estereotipos de género impuestos desde que empezaron a hacer películas hace más de 70 años. 

 

Cuéntanos cuál es tu princesa favorita y por qué

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *