Girl Power

Estas son las dos industrias líderes en la recuperación de la crisis del Covid

Últimamente han habido muchos llamados a la acción para erradicar la desigualdad y la crisis climática que han crecido rápidamente. La pandemia de COVID-19 nos ha enseñado la importancia de los impulsores clave de la industria y la reforma económica: los trabajadores, las comunidades y el medio ambiente.

También, la crisis ha puesto al descubierto los peligros de depender de enfoques puramente basados ​​en el mercado. Por eso la industria del entorno construido y la moda son sectores que están listos para la transformación y donde incluso los cambios sutiles tienen potencial para una transformación de gran alcance. 

Entorno Construido

El entorno construido son los lugares físicos y las estructuras que habitamos. Los edificios y la construcción representan cantidades muy grandes de uso de energía y alrededor del 40% de las emisiones globales de CO2, lo que da una vía clara para cambiar las vías actuales de consumo y producción.

El sector de la construcción representa alrededor del 13% del PIB mundial y el 7,2% de la población activa mundial. Muchos de los trabajos vinculados a estos sectores tienen un historial negativo de derechos laborales, especialmente con respecto a los trabajadores migrantes. Como han señalado los expertos, la escala de la industria y sus impactos relativos en los mercados laborales y el medio ambiente la convierten en un agente principal de transformación de la economía global en general.

Industria de la moda

El sector de la moda produce casi el 10% de las emisiones de carbono del mundo y es el segundo mayor consumidor de agua, todo mientras emplea entre 60 y 70 millones de trabajadores en las cadenas de suministro de prendas de vestir.

Si bien ha habido muy buenas innovaciones en los últimos años hacia la adopción de la circularidad y el aumento del uso de materiales orgánicos, todavía existe un gran potencial para promover un cambio transformador en la protección de los trabajadores.

 

Así que no hay duda: la transformación de nuestro sistema económico es muy importante. Ahora es el momento de que las empresas y las industrias de las que forman parte lo aprovechen.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *