5 señales que te dicen que no deberías aceptar el trabajo

Si eres una #PowerGirl que está preocupada por el crecimiento de su carrera profesional, y últimamente sientes que necesitas un cambio, entonces probablemente estás buscando un nuevo trabajo. Cuando ya estás aburrida y lo que haces ya no te genera ninguna satisfacción, cualquier propuesta de trabajo puede sonar como la mejor del mundo. Para evitar que eso pase, te dejamos las 5 señales que no deberías de tomar ese trabajo:

1. Las responsabilidades no te emocionan 

Probablemente la razón por la que te fuiste o te quieres ir de tu actual trabajo es porque te cansaste de hacer las mismas cosas. Lo que haces todos los días te aburre y ya no te emociona, así que lo último que quieres es que a las 4 semanas empieces a sentir lo mismo. También es importante que sientas que lo que haces es un reto para ti y que tienes oportunidad de mejorar y de crecer. Si las responsabilidades de tu nueva opción de trabajo, no te emocionan ni te ponen un poco nerviosa, entonces el trabajo no es para ti. 

2. Las responsabilidades son vagas

Si después de varias juntas y entrevistas sigues sin saber qué es lo que tienes que hacer de manera clara y estructurada, entonces probablemente no quieres estar involucrada en ese trabajo. Si no sabes cuáles son tus metas o a dónde quieren que llegues dentro de la empresa, vas a estar trabajando en vano. Así es que sí, que no te digan las responsabilidades estructuradas y claras desde un principio es una receta para confusión y desastre. 

3. No parece que tengas espacio para crecer

Poder crecer dentro de la empresa es muy importante para tu carrera profesional. Siempre busca oportunidades de aprendizaje, opciones de promoción, movimientos laterales en otros proyectos o cualquier otra señal que sea lo que buscas para llegar al clímax de tu carrera profesional. Que no te de pena preguntar desde el principio. Si el trabajo no tiene ninguna señal de crecimiento, es posible que sea un trabajo en donde te vas a quedar estancado. No importa que tan cool o fancy se vea la empresa, si crecer profesionalmente es importante para ti, entonces no lo tomes.  

4. El proceso de contratación no es claro 

Si nunca te queda claro cuándo es tu próxima entrevista o cuando deberías de escuchar otra vez de ellos, entonces ahí hay una red flag. Es importante que el proceso de contratación sea claro y concreto. Imagínate si ese no lo tienen descifrado, cómo serán los demás. El proceso de contratación es la primera impresión que tienes de la empresa, así que agárrate de ahí.

5. Todos los demás se están saliendo de la empresa 

Seguramente antes de ir a alguna entrevista o tomar un trabajo, ya hiciste todo tu proceso de investigación con tu círculo cercano, en LinkedIn y en redes sociales. Si ves que la gente dura poco y últimamente se están saliendo muchos de la empresa, probablemente haya algún tema sin resolver o algún cambio de directivos que no les está pareciendo. Haz siempre una investigación y analiza todos los detalles, pregunta y llega con todas las herramientas y conocimiento que puedas a la entrevista. 

Cuéntanos cuáles son las señales en las que tu te fijas antes de aceptar el trabajo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *